"¿Cómo sabrás si las aves que recorren los caminos del cielo son un inmenso mundo de deleite, cercado como estás por tus cinco sentidos?"
William Blake. El matrimonio del Cielo y el Infierno (1790). Trad. Jordi Doce

viernes, 20 de noviembre de 2015

GANíMEDES

"...
Se trata de la mayor de las lunas conocidas de nuestro Sistema Solar con un diámetro aproximado de unos 5260 Km, es decir, unos 100 Km superior al diámetro de la luna Titán de Saturno, el segundo satélite mayor conocido. Respecto a nuestra luna su diámetro es muy aproximadamente un 50% superior aunque su densidad es de tan sólo 1,9 grm/cm3 lo que indica que está integrada principalmente por agua y rocas.
Su superficie visible presenta un peculiar aspecto a base de manchas oscuras bien definidas sobre un fondo más claro. Sobre éste aparecen numerosas regiones cubiertas por gran cantidad de surcos localmente paralelos y más brillantes que su entorno. Este tipo de terreno resulta característico y exclusivo de esta luna joviana. Por otra parte la superficie del satélite aparece cubierta por cráteres de impacto de aspecto e irradiaciones destacadamente brillantes. Esto es particularmente cierto en las regiones más claras que parecen ser más antiguas y por tanto mucho más craterizadas. Las áreas oscuras por el contrario parecen más jóvenes y su origen se cifra en algún tipo de mecanismo tectónico no conocido..."

Mapa en diagrama de piel de serpiente de Ganímedes.  Fuente: JPL/NASA


Volví a ojear el mapa. Me resultaba tan fascinante como una codificación encriptada que encerrase los infinitos secretos de lugares remotos e inalcanzables llenos de maravilla. En fin, mi imaginación se negaba a ir mucho más allá de lo que ofrecía la escasa resolución de la imagen. Y cerré la web.

Amodorrado me quedé rápidamente dormido sobre el escritorio. Y entonces, después de un lapso de tiempo que me resultaría imposible de determinar, vi que un objeto remoto se aproximaba rápidamente hacia mi. Y supe que me buscaba y que yo lo buscaba. La distancia desapareció como si no fuese nada. Pude ver entonces que estaba dotado de varios giros y presencias que se materializaban y desmaterializaban en sus distintas regiones como si solo fueran imágenes, pura luz. Ganímedes. Había allí algo infinitamente ajeno y fascinante que no resultaba aterrador. Y con el presentimiento de una revelación quise preguntar pero la pregunta ya estaba hecha.



"Las cosas no son la misma cosa 
que la explicación de las cosas. 
El misterio es irreductible
y la luz no es lo contrario de la oscuridad.
Por ese motivo no es preciso el miedo
y el terror no es necesario para la magia.
Igual que se descorre el velo azul 
a pesar de vuestros ojos
se descorre el velo negro
a pesar de vuestros ojos."

 Entonces desperté. Y volví a no saber nada.


Fernando R.Durán


No hay comentarios:

Publicar un comentario