"¿Cómo sabrás si las aves que recorren los caminos del cielo son un inmenso mundo de deleite, cercado como estás por tus cinco sentidos?"
William Blake. El matrimonio del Cielo y el Infierno (1790). Trad. Jordi Doce

jueves, 8 de agosto de 2013

TORTUGAS DE OAXACA

Azul
Rojo
Verde
Originalmente la tortuga llevaba sobre si misma toda la tierra. Pero un buen día Newton inventó la ley de la gravedad y el mundo se hizo capaz de sujetarse a si mismo. Al anochecer de ese mismo día la tortuga fue despojada de sus montañas y valles, de sus ríos y mares, de sus desiertos y sus selvas. Tanto peso perdió que se elevó hasta el cielo y allí se encontró con los pájaros mientras terminaban de colocar y encender las estrellas y los mundos. La tortuga estaba tremendamente desorientada. No entendía lo que estaba sucediendo. Pero las aves comprendieron. Al fin y al cabo ellas estaban hechas para retirarse a dormir a la caída del sol y despertar con sus primeros rayos. Así que ante la milenaria experiencia planetaria de la tortuga, le cedieron la tarea de cuidar de todos aquellos cuerpos celestes. Y ella por fin comprendió. Aquello era literalmente un Ascenso. Así que desde cierto día de 1685 hasta la fecha es la tortuga la que se encarga de la esfera celeste. Probablemente por eso es por lo que en ocasiones se tiene la sensación de que el cielo fuese un enorme caparazón azul tendido sobre el paisaje.

Fernando R. Durán

2 comentarios: